195 Views

Espesa como la miel, blanca como la nieve y en nada parecida a la sangre como la conocemos. Así era el líquido que salía de las venas de un paciente que llegó al servicio de urgencia del Hospital de Colonia en Alemania y que causó alarma en el médico  Philipp Köhler, quien se transformó en el especialista tratando.

El paciente, de 39 años, llegó con náuseas, vómitos, dolor de cabeza y un estado de alerta que rápidamente se desvanecía.


Reproducción American College of Physicians

Los especialista que lo atendieron no lo podían creer, el paciente diabético que había dejado su tratamiento los últimos días tenía la sangre blanca en un caso extremo de hipertrigliceridemia, o sobresaturación de sangre por triglicéridos.

La situación fue tan poco común que los especialistas publicaron un reporte de lo sucedido en la revista Annals of Internal Medicine el pasado 26 de febrero donde contaron lo que descubrieron.

Sobre el extraño trastorno, los especialistas sostuvieron que la extraña condición de la sangre blanca puede resultar de muchos factores: desde la genética hasta la diabetes, problemas con el metabolismo y funcionamiento de los riñones.

Qué sucedió

Si una persona sana debe tener en su sangre menos de 150 miligramos de triglicéridos por un decilitro de sangre (mg/dL), el paciente tenía más de 18.000 mg/dL, 120 veces más del índice normal. Lo anterior considerando que una hipertrigliceridemia «muy alta» se considera cuando los niveles superan los 500 mg/dL.

Pero ¿cómo lo trataron? En una primera instancia decidieron realizar una plasmaféresis, es decir, extraer la sangre del paciente, separarla del plasma y regresar las células de la sangre al organismo.

Sin embargo, este método no resultó debido a la alta cantidad de gasa que estaba acumulada en la sangre.

Ante la incertidumbre, los especialistas decidieron optar por la medicina antigua para ayudar al paciente, por lo que decidieron realizar algo conocido como «sangría».

Este tratamiento -claro que modernizado- consiste en la extracción controlada de la sangre del paciente, para reemplazarla con plasma donado.

Finalmente después de dos días de arduo trabajo, el paciente logró nivelar sus triglicéridos y salir de la compleja crisis de salud que sorprendió a los médicos.