250 Views

Hacia finales del siglo X, Harald Gormsson, rey de Dinamarca, no sólo había dejado una Dinamarca unificada y cristiana, sino también un suculento tesoro, enterrado en la isla Rügen, actual territorio alemán.

Un niño de 13 años que acompañaba a un arqueólogo aficionado, dio con el hallazgo del tesoro, compuesto por anillos, perlas, broches, collares trenzados, un martillo de Thor y unas 600 monedas fragmentadas El tesoro habría sido enterrado cuando el rey se vio forzado a huir hacia Pomerania, tras la derrota sufrida en una batalla naval contra su propio hijo, Sweyn Forkbeard, que entonces ocupó el trono danés.

Vía: Tuhistory